La cuina i l'oli d'oliva

El aceite de oliva virgen es un actor muy importante en cualquier cocina, estrella de la dieta mediterránea se hace interesante conocer algunas de sus propiedades gastronómicas.

El aceite de oliva virgen es un aceite ideal para tomar crudo en las ensaladas o encima de pan y tostadas. No hace falta tanta cantidad, puesto que su sabor y aroma son más intensos.

Hay personas que consideran que el aceite de oliva virgen solo es para tomar crudo, en ensaladas o salsas, y que usarlo para cocer es malgastarlo. Es un error, las propiedades del aceite virgen se pueden disfrutar tanto en crudo como cocinado.

Las ventajas de cocinar con este aceite son múltiples, para nombrar unas cuántas:

Al ponerlo en la paella para freír, a diferencia otros aceite , este "crece" y cunde más que otro aceite que se consume más rápidamente.

Se puede reutilizar más veces que otros aceites, hasta 5 veces, por el cual acaba resultando más económico.

Puede aguantar temperaturas superiores a los 180 º por lo tanto los alimentos se fríen mejor.

El aceite de oliva aporta las mismas calorías que otros aceites (9 por gramo) pero a diferencia de estos otros aceite penetra menos dentro de los alimentos cocinados, puesto que crea una fina capa alrededor de los alimentos que lo impide.

El aceite de oliva, en los fritos, es el más estable y en condiciones normales de cocción no pierde sus propiedades ni produce reacciones tóxicas.

En los guisos y cocciones es el aceite que menos pierde sus calidades

Tener en cuenta, a la hora de cocinar, que no es recomendable mezclar el aceite de oliva virgen con otros aceites vegetales y que se puede reutilizar más o menos veces dependiendo del uso previo que le hayamos dado, nunca más de 4 o cinco veces.
Al aliñar siempre poner primero la sal, después el vinagre y finalmente el aceite , puesto que este crea una fina una capa que impide a los otros ingredientes llegar hasta los alimentos.

La dieta Mediterrània.

La dieta mediterrània és la dieta reconeguda com la més saludable. Molts estudis científics n'han demostrat els beneficis en la salut de les persones perquè n'allarga l'esperança de vida i en redueix les malalties causades pels mals hàbits alimentaris.

Es caracteritza per una abundància d'aliments vegetals l'ús de l'oli d'oliva com a principal font de greixos (necessaris per a una bona alimentació), aviram, ous, làctics i petites quantitats carns vermelles, així com un consum moderat de vi.

La dieta mediterrània fomenta que les persones consumeixin productes vegetals, molt importants per aconseguir uns bons hàbits alimentaris, això s'aconsegueix amanint aquests vegetals amb oli d'oliva fent que la gent en gaudeixi en consumir-los.